Una fotógrafa revela en TikTok cómo nos engañan las 'celebrities' con Photoshop – La Vanguardia

Directo
Guerra Ucrania-Rusia | Últimas noticias del conflicto, en directo
Kim Kardashian 
Ramón Peco
Muchos piensan que basta con saber usar Photoshop para realizar retoques fotográficos que aumenten el ‘sex appeal’ de cualquier personaje conocido. Pero en realidad esto está lejos de ser cierto. Saber manejar el programa de Adobe no garantiza que un retoque fotográfico no acabe en desastre.
En realidad tiene tanta o más importancia tener nociones de anatomía que manejar de forma avanzada Photoshop. Aunque no es este el único conocimiento que se requiere para hacer retoques casi perfectos. Hay que dominar el comportamiento de la luz, el color y, en definitiva, saber mucho de fotografía.
La separación de frecuencias, por ejemplo, permite eliminar parcialmente la textura de una foto sin alterar su color. Ideal para eliminar arrugas o marcas de expresión muy marcadas. Cuando se hace bien se preservan parte de las arrugas del rostro, pero sin eliminarlas totalmente.
De hecho, este es uno de los errores más típicos cuando vemos en redes sociales fotos que han sido retocadas por alguien que no es profesional. Si la textura de una zona del cuerpo o del rostro desaparece, provocando un sospechoso efecto acuarela, la trampa está tan clara que cualquiera puede verla.
El error con Photoshop de Kim Kardashian, la sombra lo delata 
Liquify, licuar en español, es una de las herramientas de Photoshop que más utiliza Caroline Ross para intentar reconstruir cómo era una foto antes de ser alterada. Básicamente esta herramienta permite deformar una imagen. Y una de sus aplicaciones más conocidas es estilizar los rasgos faciales o corporales.
Desde 2015 la herramienta permite detectar rostros y modificarlos sin perder realismo. Algo que ha sido copiado por algunas aplicaciones de retoque para selfies. De esta forma se pueden quitar años a alguien fácilmente. O ponérselos, que es lo que hace esta fotógrafa canadiense para intentar reconstruir muchas fotos antes de ser retocadas.
Así podemos ver por ejemplo cómo Britney Spears ha sido adelgazada en una foto, pero también cómo se estrechan los hombros de Beyoncé para que sus pechos luzcan con más fuerza. Por supuesto también Liquify también se usa para rejuvenecer rostros. Algo en lo que esta experta, a pesar del tono divertido de sus vídeos, se muestra bastante crítica.
En varios vídeos critica que no se permita envejecer a las mujeres. En su perfil podemos ver cómo se rejuvenece hasta extremos insólitos a Sharon Stone o a Jane Fonda. De hecho, las fotos retocadísimas de esta última actriz son confrontadas por esta fotógrafa con las de un Harrison Ford que luce arrugas por doquier. Y eso a pesar de que ambos tienen prácticamente la misma edad.
Este tipo de cuestiones son las que más interesan del trabajo didáctico que realiza Caroline Ross en TikTok. Su discurso no ataca a los que aparecen alterados en fotos, si no la tendencia a rejuvenecer hasta extremos increíbles a la inmensa mayoría de personajes públicos -especialmente femeninos- que realizan una sesión fotográfica para revistas o redes sociales.
Algo que una gran cantidad de gente imita a la hora de publicar retratos en redes sociales. Para ello recurren a herramientas como Facetune. Una aplicación que ha sido descargada millones de veces en sus casi 10 años de existencia. Hoy incluso existe una versión de Facetune para alterar nuestro aspecto en vídeos.
Sus desarrolladores han logrado simplificar las complejas herramientas de retoque de imágenes de Photoshop. Aunque no son ni mucho menos los únicos responsables de que estemos mostrando al mundo una imagen tan idealizada como chapucera de nosotros mismos. Y esto no va de edades.
© La Vanguardia Ediciones, SLU Todos los derechos reservados.

source

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2023 Diseñado por Reke.Online. All Rights Reserved.