Adiós a 'Rufford Ford': Cerrado el paso fluvial que se volvió viral en … – Car and Driver

Car and Driver participa en varios programas de afiliación de marketing, lo que significa que Car and Driver recibe comisiones de las compras hechas a través de los links a sitios de los vendedores.
Tras miles de vídeos de coches inundados con millones de visualizaciones, las autoridades locales han decidido cortar por lo sano.
La época actual tiene explicaciones para muchas cosas, salvo para encontrarle una justificación a la difusión masiva de ciertos fenómenos bizarros a lo largo y ancho del globo. Así es el submundo de ‘lo viral’, donde la fama no sigue reglas mnemotécnicas. Simplemente algo nuevo llega a las redes y gusta a un gran número de usuarios que lo comparten, junto a otros pocos que incluso se atreven a comentarlo o repetirlo.
En 2022 el universo de la automoción ha vivido varios ‘virales’, si bien uno de los más extraños y, por qué no decirlo, morbosos, ha sido el que ha tenido como protagonista al ‘Rufford Ford’.
Quizá estas dos palabras te suenen, ya que quienquiera que esté habituado a consumir contenido sobre coches en YouTube seguro que se ha encontrado con un vídeo grabado en este paso fluvial del Reino Unido, con uno o varios coches intentándolo cruzar sin éxito y quedando parados y prácticamente hundidos en el agua. Ahora eso ya no será posible, ya que las autoridades de la zona han decidido cerrar el paso al tráfico por el momento.
Situado en la tranquila comarca de Nottinghamshire, Rufford Ford es un vado que comunica ambas orillas del riachuelo Rainworth Water, el cual surte de agua al lago Rufford. Esta vía milenaria se ha utilizado durante siglos por los habitantes de la zona, siendo su paso algo más delicado en los meses de otoño e invierno cuando el riachuelo, a causa de las lluvias, quintuplica su caudal y cubre casi por completo el fondo del vado.
Evidentemente, en estas últimas condiciones cruzar el Rufford Ford está formalmente desaconsejado bajo pena de no lograr alcanzar la otra orilla y dejar nuestro vehículo siniestro al sumergirlo en el agua. Pero de cuando en cuando, surgen conductores que desafían al peligro y se lanzan a ello, con resultados a veces milagrosos y, a veces, con el único calificativo de «se veía venir».
Y es aquí cuando, en los primeros meses de 2022 y ante un canal de agua de casi un metro de profundidad, el joven local Ben Gregory decide entretenerse grabando en vídeo los coches que intentan, con éxito dispar, atravesar el vado. Quizá por ese morbo de la desgracia ajena (o no, lo desconocemos), sus primeros montajes en YouTube encuentran una acogida descomunal, obteniendo millones de visualizaciones.
La popularidad de estos vídeos es tal que, con el paso de los meses, Rufford Ford pasa de ser un tranquilo y perdido lugar de la campiña británica a convertirse en una atracción turística, incluso apareciendo señalado como tal en Google Maps.
Cientos de personas no se conforman con los vídeos en su pantalla y viajan hasta allí para presenciar en vivo los ‘fails’ de los sufridos conductores locales, muchos de los cuales, mal animados por semejante público, terminan gripando sus motores en mitad del vado y abandonando los anegados vehículos por las ventanillas. Turismos, furgonetas, todoterrenos, SUV, camiones y hasta alguna motocicleta. Muchos ‘perecen’ en el intento, y muy pocos de los que sí lo cruzan logran salir de allí por su propio movimiento.
Este fenómeno viral, que en los últimos meses ya se había extendido también a TikTok por obra y gracia del mismo joven Gregory, provocaba no pocos dolores de cabeza al cuerpo de policía local, quien se mostraba tan desbordado por la situación como el mismo cauce fluvial. Debido a ello, y para garantizar la seguridad de los conductores de la zona, finalmente el alcalde de Rufford ha decidido cerrar el vado al tráfico, poniendo fin de momento al espectáculo de agua, locura y destrucción mecánica.
Como ‘moraleja’ de esta historia, diremos que Rufford Ford no es una estructura única y mismamente en España, en cuencas como las del Guadiana o el Guadalquivir, podemos encontrarnos vados similares en ciertas carreteras que se entrecruzan con sus cauces. Por eso, si damos con uno y dudamos, lo mejor es no intentar cruzar y dar un rodeo para evitar males mayores. O, aunque sea, para no dejar en Internet un recuerdo eterno de nuestra inconsciencia.

source

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2023 Diseñado por Reke.Online. All Rights Reserved.